450 años de legado ignaciano

Creamos una narrativa expositiva conmemorativa.

EL PUNTO DE PARTIDA

La Compañía de Jesús, en colaboración con el Gobierno vasco, la Diputación Foral de Guipúzcoa y la empresa Xabide, querían celebrar en su Santuario de Azpeitia el 450 aniversario del nacimiento de San Ignacio de Loyola, fundador de la Compañía.  

NUESTRA PROPUESTA

En colaboración con Xabide propusimos la realización de una exposición en la que Pivot se encargaría de crear el guión expositivo, la búsqueda de materiales expositivos, el recorrido expositivo y las soluciones gráficas de los espacios.

la concepción narrativa de los espacios

Dar cuenta del papel histórico de la Compañía de Jesús implicaba tratar dos aspectos. Los espirituales, que debían buscar un impacto emocional en el espectador; y los históricos. 

A partir de ahí creamos dos espacios: “El túnel de la espiritualidad”, que recorría, a través de cuatro salas las distintas etapas planteadas en los Ejercicios Espirituales de San Ignacio de Loiola; y una segunda, más cronológica, que trazaba la historia de la Compañía de Jesús, desde sus orígenes hasta el momento actual.

Para el primer espacio jugamos con la intensidad de la luz de cada sala (desde casi penumbra absoluta hasta la luz plena) y también con la simplicidad expositiva (una sola frase escrita sobre la pared y una vitrina que contenía o un objeto o una imagen retroiluminada).

El segundo espacio estaba dividido en tres partes, la histórica, la pedagógica y la misionera. Para diferenciar cada una de ellas se creó un código de color unitario y una cabecera que contenía una imagen y el título del área.

Cada área contenía materiales diversos: libros, pintura, grabados, material científico, etc. que provenían de archivos de la propia Compañía repartidos por toda España y de otras instituciones.

La presencia internacional de los jesuitas en prácticamente todo el globo, permitió que las referencias expositivas mostradas creasen un caleidoscopio de tiempos y culturas.

audiovisual

El audiovisual contextualizaba espacialmente el Santuario de Loiola y mostraba distintos espacios del conjunto arquitectónico. El audiovisual también cumplía una función importante como soporte sonoro para presentar obra vocal contemporánea relacionada con San Ignacio.

 

Puedes escuchar una de estas piezas pinchando abajo.