:: [La siguiente entrada es una traducción de una parte del artículo de Patrick Pittman “a body of work” publicado en la revista australiana Smith Journal del número 16 (2015)]

Fritz Kahn (1888 – 1968) no era un ilustrador. Era esencialmente un director creativo de sus trabajos, empleando trabajadores freelances para sacar adelante sus ideas. Trabajó en un estudio dentro de su apartamento, en el cual había cuatro mesas dedicadas al trazado. “Cuatro de los ilustradores habían sido formados en bellas artes” dice von Debschitz. “Los otros dos era arquitectos, con habilidades tanto artísticas como técnicas”. El conocimiento biológico previo era útil pero no necesario, desde que Kahn formó a sus ilustradores por medio de libros científicos instruyendoles durante los procesos de visualización”.

Muchas imágenes que ellos producían solían ser simples analogías para ilustrar conceptos científicos. Por ejemplo, explicaron como diferentes huesos en el cuerpo trabajaban para mostrarles adyacentemente elementos arquitectónicos (el craneo con una cúpula, la espina dorsal como una columna, la parte inferior del pié como un arco).

Kahn era mejor y mas alucinógeno sin embargo cuando dejaba que las metáforas se soltasen por sí mismas. Imaginaros la parte de atrás del cerebro perfectamente representada por un sandwich de rábanos.

FritzKahn-Radish-Sandwich

  O el funcionamiento sexual del aparato genital masculino como un circuito eléctrico.

fritz-kahn-man sexual

A Kahn le gustaba jugar alrededor de la emoción y la trivialidad. Una de las su creaciones más memorables es la siguente:

 

 + info sobre Fritz Kahn en la web de dicada a su legado.

Un pivoteo de Carlos Albalá