nuestro decálogo del ACTIVISTA creativo.

01

Empieza por el principio. Lo que refleja el espejo eres tú.

A veces empezamos un proyecto y no somos conscientes de que no está alineado con lo que somos. Ganar consciencia a nivel personal de lo que nos interesa de verdad es un paso ineludible en el proceso.
02

Fíate de tu intuición. A lo mejor es lo único que tienes.

Si por las mañanas te levantas y al ponerte la ropa notas como que no es tuya es que algo no está funcionando.
03

Gana en autoconfianza. Y si no te sale, llama a alguien que te quiera.

Ya hay cosas que sabes hacer. Tenlas en cuenta y construye a partir de ellas. La autoconfianza no se genera en vacío sino a partir de lo que ya has hecho; y siempre es más de lo que pensamos.
04

Piensa por tu cuenta. Pero no dejes de copiar.

La originalidad no existe. Todo está inventado ya y lo nuevo se articula sólo gracias a la combinatoria. Aún así, no dejes de replantearte las cosas y de buscar la solución en la que creas.
05

Ponte en riesgo. Mira más allá de lo que ves.

Transitar por un campo de minas sin mapa es una locura. Desecha los riesgos que te puedan matar, pero hazte cargo de los que te hagan crecer. Aprender a distinguir unos riesgos de otros es fundamental.
06

Haciendo haces. Te pones... y sin darte cuenta te has tejido una bufanda.

La única reflexión válida es la que se hace desde el poso que ha dejado algo ya hecho.  Sólo se puede andar andando. Constrúyete una rutina del hacer a tu medida.
07

Juega a jugar.

Trabaja con la sensación de que construyes algo para ti. No vayas evaluando tu trabajo mientras lo haces. En el juego lo importante es jugar. La manera en la que haces las cosas es tu forma de entender el mundo.

08

Destruye bajito, pero destruye.

La destrucción es un punto de partida para empezar, porque implica una reconfiguración de lo que ya hay. Reutiliza lo que consideres necesario aunque para ello la iglesia de tu pueblo se quede sin columnas.

09

El enfado consume mucha energía. Construye mientras te ríes.

Cuando uno maneja bien la queja, propone un enunciado que contiene el germen de algo que está por construir. Destruir no implica quedarse anclado en la queja. Tiene que tener un sentido positivo. Pero hay que ser consciente de que hay cosas que nunca van a cambiar, hagas lo que hagas. Acéptalo y mide bien los charcos en los que te metes.

10

Reutiliza, reduce, recicla.

Piensa que eres un naúfrago. Lo que te rodea es de aquello de lo que puedes disponer. Esto te permitirá simplificar tus necesidades.
11

Un ladrillo es un ladrillo; da para lo que da. Pero es lo que tienes...

Construir nuestro proyecto pasa por utilizar lo que realmente está a nuestro alcance, tanto en términos de recursos materiales como humanos. No le pidas peras al olmo. Aceptar eso hace que un proyecto sea sostenible en el tiempo.
12

El ecosistema es parte del problema. Cuando decidas plantar un árbol mira antes el bosque.

Cuando cambias algo afecta a todo el ecosistema. Una solución no es un parche. Es algo que siempre está sucediendo en un marco de referencia.
13

Una solución es una solución. Pero ojo, sólo vale para un rato.

Todo proyecto debe ser testado constantemente en el tiempo. Lo que es válido hoy dejará de serlo mañana. “Pivotea” todas las veces que sea necesario.

14

Procura decir alto y claro lo que haces. Si no, mejor que te metas las manos en los bolsillos y te vayas silbando calle abajo.

Cualquier proyecto debe ser comunicado. Si no te interesas por compartir con los demás lo que haces, no tienes entre manos un proyecto empresarial sino un bonito hobby.

15

El papel de cocina sirve para limpiar la encimera, no para hacer un libro.

Comunicar implica usar soportes que tienen sus propios lenguajes. Imágenes, pixeles, papeles, tintas, tipografías… todo ello cualifica de una manera determinada el mensaje. Conocer los límites comunicativos de cada soporte incrementa la legibilidad y la amplitud tonal de tu voz. 

16

El de las palomitas y los pies en el respaldo de la butaca de delante es tu amigo: tu espectador. No le minusvalores.

Todo proyecto de comunicación cierra el círculo con la participación activa del espectador. Él es el que te compra o no. Cuídale. 

¿Te gusta nuestra filosofía?
¡pivotea con nosotros!

Puedes escribirnos a través de este formulario o a nuestro correo info@pivot.es
formulario pivot